¿ LOS TONTOS ?

domingo, 29 de julio de 2007

Con el Blog a relantí, respetando las fechas estivales y dedicando el tiempo al aire libre, lecturas, fiestas, charlas,.... y recopilación de cosas para animar ésto a partir de setiembre, os inserto un artículo escrito por un conocido mio - Cosme Cuenca -, de profesión arquitecto, pero que tiene su columna en el Diario El Comercio, porque es simpático y da en el clavo



Según cuentan las crónicas mejor informadas, los 'guapos' del concurso televisivo veraniego son verdaderamente ignorantes. No es que no sepan de María Teresa la ministra, es que no saben de Teresa la albanesa, la de Calcuta. Se trata, al parecer, de guapos escogidos y no al azar, guardianes de la virginidad cerebral, indocumentados radicales, chiítas de la inopia, pulidores de la tábula rasa primigenia, en suma ignorantes cualificados, vocacionales, trabajados, no ignorantes como nosotros sino ignorantes entre nosotros, no sé si me explico.

Habrás observado, no obstante, que en la ensalada del párrafo anterior ni por asomo aparece el calificativo 'tontos'. Eso de los 'guapos tontos' es, desde que vivimos de y por la vista, una contradicción en los términos. Un guapo de hoy no puede ser tonto porque vive de mero guapo y quien vive de lo que es, y no de lo que hace, de tonto ni un pelo. Son ignorantes simplemente porque, vía selección natural, nunca han necesitado ser otra cosa, porque su escasa densidad les impulsa, espontánea y felizmente, a emerger de cuerpo entero allí donde los demás tienen que bracear hasta deslomarse para mantenerse escasamente a flote.

El día del reparto universal los listos recibieron una fesoria, unas melladas y otras sin mango, y estimulados por la propaganda oficial, esfuerzo y sacrificio, se aplicaron a la tarea de cultivar y cultivarse. Unos consiguen cosechar los frutos ajustados de la subsistencia, otros se levantan los beneficios del latifundio. Unos y otros hechos al sudor y contentos del desodorante. Y para qué tanto esfuerzo, qué hacen los listos con lo poco y con lo mucho. No hay más que observar. Lo cogen con cuidado, lo envuelven con primor y corren, unos y otros, a ponerlo todo a los pies de.... ¿los tontos?


2 comentarios:

Calle El Bote dijo...

:-)
Leído y "reído".

El gallu dijo...

Me gustó el artículo de tu conocido Cosme Cuenca.Eso ye escribir y no lo que hace uno que tien bigote blancu pa no pasar totalmente desapercibidu.