LA PEGARATA

domingo, 23 de marzo de 2008



Delles veces, hasta acudíase al prau mediomudau....
Nun fuera....



Habiendo manduque y beberesia,
hasta´l cura abandonaba l´Iglesia


Valíen la pena tos aquellos díes sin cine, sin música, sin cancios, sin baile, sin na mas que rezos y charles de falsos misioneros. Porque, inesorablemente, tras el xueves, el viernes y el sábadu santu, venía el domingu de pascua.

Tol que tenía un padrín o madrina prósima y con pudientes, tenía la respectiva recompensa convertía en un sorpresivu regalu o en una paguca de cien pesetines de les de entonces, que sabíen a caramelu recién fechu. Los mas, nes cases onde nun había habío perres pa costear la Bula Pontifical, podíen, definitivamente, saciar la fame acumulá durante la cuaresma con la correspondiente pegarata y, ostia, por fin , fartucase.

Enseguía apaicíen pol pueblu aquelles muyeres que nunes tables sobre la testera, apilaes en varios pisos, portaben ladedios de pegarates de distintos precios y componentes, al gritu de:

  • - ¡Pegarateeees!, ¡muyereeees!, ¡pegarateeeeeeeessss!

La cesta bien repleta,
con tortilla, chorizu y empaná,
pa una merienda completa


Vendiendo, y promediando lluego el pesu con les que yos quedaben, diben de barriu en barriu, nuna manifestación d´equilibriu cirquense, hasta finiquitar la mercancía.

Los que nun teníen acesu a la pegarata ofrecía por les pegarateres, acababen amasando en casa y confecionando una, quizá de peor porte pero con inmejorable paladar, pues había mano de sobra en toes les families pa facer un buen bizcochu, emborrachalu asgaya, rellenalu cremona y adornalu por riba con caseru y escuálidu merengue, repatíu confeccionando simétricos dibuxos reteníos na mollera desde los tiempos de la Enciclopedia Alvarez .

Luego, a la tarde, tos en familia, a los praos mas prósimos,…. Llaviá, La Felguerosa, L´Albergue…, a merendar. Empaná y pegarata. En corros familiares, entornu al mantel estendíu sobre la praera.

Tras la pitanza, los guajes a correr a tometer prau riba, prau abaxo, los mas creciducos a intentar entamar relación con alguna mozuca, y los mayores a dai a esmochar a la bota vino pa alexar lo mas posible de la mente el que apenes unes hores mas tarde yos esperaba la negrura y la dureza de la mina. La minona. La putaquelaparió, vamos....


Les moces participaben por separao.
Luego a la baxá, oscurecía, alguna facíase la remolona,
alcanzábenles los mozacos, mano xunto a mano,
pálpitu, emoción....y,.... ¡quién sabe!





Ellos, como buen machu de especie que se preste,
na parte alta del prau,
oservándolo tó
y prestos pa salir a daqué presa dispuesta o despistá





8 comentarios:

ANONIMO dijo...

¿Tais seguros queses moces yeren de Caborana?

Si fuera así, explicaime por qué coime fuimos a buscar la "veneno" propia, que diz el Canguro, tan palantrón.

anonima dijo...

Yo soy de Caborana y mi marido es de "palantrón"
Y que pasa anónimo?

otra anónima dijo...

Que yo sepa las compañeras de los mozos de la foto no son todas de Caborana.
Que me esplique el anonimo por qué.

Anónimo dijo...

Anónimo:
Sabes realmente la población que durante el siglo XX vino para Caborana procedente de toda la Península?

ANONIMO 1 dijo...

Coime:

Dentro del contestu irónicu del blog, intentaba resaltar lo curioses que yeren les fotos de la semeya. Y por extensión toes les de Caborana.

En fin, habrá que ser mas lineal. Eh, Buciello?

cucuruchu dijo...

Se empieza con un comentario irónico.

Algunas féminas se mosquean.

Otro aconseja entra en el mundo de la estadística.

El irónico quiere entrar en la geometria lineal y pide opinión.

¡Mi madre¡

Buciello dijo...

Y yo, como siempre , salgo sin parar a relucir.

¡Manda carallo!

Anónimo dijo...

Buciello, los que valen, valen