EL ROCK ( 6 ) ..CONXUNTOS VOCALES

lunes, 20 de octubre de 2008



..........Continuación





Tras el estudio de los antecedentes necesarios, que conviene que repaséis en las entregas anteriores para situaros en el contexto, nos encontramos, en los años 60, en un entorno urbano propicio para que floreciera cualquier manifestación artística, musical en este momento y estudio, propia y, fundamentalmente, trasgresora y de protesta. Había dejado de servir la reflexión que se le hacía a la vecina que no acababa de espoyetar:


Yes alta y delgá,
como tu madre.
Nun tién misterio la cosa,
matándote a fame


Tampoco los villancicos, en supuesto latín, que ensayaban algunos en privado con el Hermanu Ricardo, de los que no vale la pena perder el tiempo en buscarles ni rima , ni intención, ni sentido:




Que nun ye Fidel
el que late triunfante.
¡Benito!, ¡Benito!,
el Bellu Peluqueru.

También hacía tiempo que no estaba bien visto en el pueblo y había dejado en general de entonarse, salvo por los fundamentalistas locales, que seguían yendo en marcial procesión a los locales de la OJE de Moreda, el:


La mirá, pa lo lejos.
Y la frente, llevantá.
Voy por rutes rurales,
pa Ca´Dios


De todas formas, debe empezarse la relación de las formaciones musicales por los sobradamente conocidos FIVE ALIKES, especie de agrupación vocal que debe su nombre al número de sus integrantes y al gran parecido entre alguno de ellos, nada extraordinario por otra parte dado su mismo origen genético y lo cabezona y vengadora que resulta a veces la ciencia.




Sacaban fuerzas de flaqueza – recordar los tiempos de hambruna – para reunirse en las esquinas, en las huertas, en las escombreras, y allí ensayar y mostrar sus trabajadas armonías vocales, a la espera de los próximos tiempos de fama y fortuna. Inexperiencia , afición y actuaciones por doquier. A salto de mata. Con la particularidad de la inexistencia de soporte musical que pudiera ayudarlos a definir y pulir sus arreglos, protegiéndose en trenzar adornos de carácter persuasivo y rítmico, mas que en concepciones armónicas, para dar aguante a la melodía principal.

Fueron utilizados para el rezo de los responsos, a capella, siempre que el cura no se atrevía a ir a recibir al finado cuando las inclemencias meteorológicas desaconsejaban al pastor a dejar el caliente domicilio para adentrarse por los pendientes y nevados caminos hasta Sinariego. Entonaban, a cinco voces, para asombro de neófitos, emoción de los afectados y admiración de cualquier buen aficionado, el popular responso :


Si vas pal cielu,
bien vas.
Ey, ey, ey ey.
Ey, ey , ey , ey

------

Si vas pal purgatoriu,
ya saldrás.
Uy, uy, uy, uy.
Uy, uy, uy, uy.

------

Si vas pal infiernu,
ya nun tienes remediu.
Ay, ay, ay, ay.
Ay, ay, ay , ay


Pero quizás su intervención mas recordada fue la que tuvo lugar cuando un buen día a María, la mujer del cura, se le pegaron les “fariñes”, que estaba cocinado para el fartón sacerdote.
Estando los FIVE ALIKES en la misa y habiéndoseles trasladado la preocupación de la santa María, ante la que se presentaba como irreparable cocción, con sus gargantas entonadas cantaron armoniosamente:


Dice Maria, la nostra,
que les gaches
salieron gachúes


La contestación vocal a cinco para la buena señora resonó magistral, poderosa, brillante, empastada, envolvente, casi celestial, en la antigua capilla del colegio de los frailes. Recordarla:


Dile a Maria la nostra,
que les dé con el tábiru,
tábiru, tábiru.

Hasta que fagan
fosfatilis deus,
per cristum domine nostrum




Pero, dándose todas las circunstancias que habíamos aludido, como en el movimiento físico, hacía falta una fuerza inicial para comenzar la marcha de la historia musical moderna en Caborana. Y la velocidad inicial, que luego se transformó en constante tras el impulso aludido, la pusieron los hijos de nuestros vecinos emigrantes en los distintos países europeos al volver al pueblo de vacaciones, en sus confortables Gordinis, cruzando medio continente:





  • - Fredo, qué cojones tienes, ¿cistitis?

  • - Nun me paez,…¿por?

  • - Ye que llevo contabilizaes treinta y siete paraes

  • - Lolina, ye que ésto calienta

  • - Anda, sácala, trai paquí, que apacíguotela yo

  • - Lina, que lo que calienta yel motor

  • - Ya me paicía a mi que desa enfermedá había libraote Dios

  • - Calla y descansa, picarona.
......Continuará


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo tengo referencia de los FIVE de oírselo a mi padre.

Creo que yeren la ostia.

Vamos, que si los garra El Manja, menuda gira que yos mete por Nueva Orleans, pa cojone de sus negros

Anónimo dijo...

Me parece, si no estoy equivocado, que El Manja, solo trapichea con negros.

Anónimo dijo...

Se trapichea hasta con los muertos

Anónimo dijo...

Esos, no cantan.

Otro Anónimo dijo...

No podías ponerlo todo de un tirón. Yo al ir cambiando de asignatura, soy incapaz de hilar con lo anterior.

Y si no, habrá que hacer compendios monográficos.

En fin, ánimo. Se precisaba una historia local universal, que abarcara todos los mundos posibles, y estamos ante un buen comienzo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Los muertos no cantan, pero tienen memoria. ¿Será Histórica?