LOS FRAILES ( 5 )

viernes, 3 de octubre de 2008


...Continuación


La situación política en relación con la enseñanza tenía, en nuestro pueblo, una gran complejidad. Legislación, modernidad, laicidad seguían el camino oficial y oposición, arcaismo y religiosidad, por otro, utilizando en ambos bandos los niños como escudo parapetador contra la posición contraria.

Por aquellos días se reunió el Consejo Provincial de Primera Enseñanza despachando diversos asuntos de trámite.

.. “.También se trató en la reunión del Consejo la protesta formulada por los obreros de la Hullera Española que sostiene unas escuelas regentadas por religiosos y en las que se da, contra lo que previenen las leyes de la República, determinada enseñanza religiosa a los niños. A esta protesta también se unió la de los Trabajadores de la Enseñanza, pues asimismo está prohibido que ejerzan la enseñanza individuos que carezcan del correspondiente título “.

Sin vacilaciones el Consejo acordó estimar ambas protestas, aunque por el momento no halló oportuno prohibir a los religiosos de dichas escuelas el dedicarse a la enseñanza , pues se corría el riesgo de que se clausurasen, con notable perjuicio para los niños, a pesar de que el Director General de Enseñanza había indicado que la Hullera solo debía aportar a la enseñanza el local y los materiales, corriendo a cargo del Estado los maestros y el método de enseñanza




En el periódico Región de 1 de octubre de 1932 se recogían las consideraciones de los padres de familia, en un artículo que llevaba su propia firma:

"La Constitución vigente nos da derecho a enseñar a nuestros hijos, en los colegios particulares, la religión cristiana; por esta poderosa razón, defenderemos con toda energía la enseñanza de la religión para nuestros hijos como lo hemos manifestado voluntaria y espontáneamente con nuestra firma estampada en las instancias que hemos enviado para su admisión en los colegios de Boo y Caborana".

Con las madres de familia tuvo algunas fricciones el alcalde, en Caborana, hecho publicado en Region el 29-IX-1932

...Hace unos días una muy sufrida comisión femenina dirigióse en protesta hacia la residencia particular del alcalde, quien en los primeros momentos se negó a recibirla, presentándose más tarde el señor Miranda ante el gran número de mujeres en una forma poco respetuosa y por demásincorrecta.

Claro está que para los que conocen a don Eduardo, no es una novedad esta forma tan peculiar en él de conducirse incivilmente con las comisiones.


Por su parte, el Gobernador aceptaba la reapertura de los colegios sobre la base de que la enseñanza religiosa fuese voluntaria, tal como había sugerido la Sociedad Hullera Española, aunque con la exigencia de retirar los símbolos religiosos de las aulas. Se llegaba al acuerdo justo cuando comenzaba a aumentar la presión de la Asociación de padres de familia, que había llevado a cabo una manifestación los días anteriores, el domingo anterior en Ujo, calificada de inoportuna, porque precisamente se estaba en gestiones para volver a abrir los centros escolares.

El acuerdo de apertura consistía en que los padres de los niños que desearan que se les diera enseñanza de Religión, lo solicitaran para que pudieran acudir a una clase, después de las horas ordinarias de Colegio, de tal forma que la enseñanza religiosa debía ser voluntaria y, para que se llevase a cabo, se dispuso que en los boletines de petición de admisión figurase explicitamente la opción de enseñanza que escogían los padres. Al finalizar el período de admisión, la práctica totalidad de los padres habían elegido la enseñanza religiosa.






Región. 13-X-1932. CABORANA:

El lunes 10 terminó el plazo de admisión de solicitudes para pedir la enseñanza religiosa. El número de boletines que se han llenado en las escuelas de Caborana, pasa de 1.200. En los colegios de los Hermanos sólo existen dieciocho niños a los cuales no se les suministra instrucción católica...


El Carbayón. 14-X-1932. CABORANA:

Como era de esperar, ha habido una mayoría aplastante de padres de familia que han solicitado para sus hijos enseñanza religiosa.

Los colegios particulares que sostiene en Caborana y Boo la Sociedad Hullera Española, han reanudado sus clases, y en ellas se facilita instrucción religiosa a mas de mil novecientos niños.
[...] De dos mil niños que acuden a estas escuelas particulares, sólo hay sesenta y seis para los cuales sus padres han apetecido la enseñanza laica. El resto, y en boletines que al efecto se tenían a disposición del público, ha solicitado se preste a sus hijos instrucción católica.

ACG. Roma. Crónica del Colegio de Caborana. Año 1932:

Las cifras concretas de alumnos del colegio de los Hermanos de La Salle en Caborana fueron: 420 alumnos pidieron enseñanza religiosa y 18 laica.


Todo ello , a pesar de que los días anteriores se hizo alguna manifestación en favor de la escuela laica

La sustitución en la cuenca del Aller de los colegios religiosos a raíz de la ley de Congregaciones se preparó pensando integrar todos los colegios en la Mutua cultural Mierense.







Como prolegómeno de la sustitución, a últimos de julio de 1933 se publicó y repartió una Circular de despedida de los Hermanos y en septiembre se celebró el Homenaje a los Frailes como despedida; en ese acto fueron homenajeados los profesores de los colegios de Bustiello, Ujo y Caborana junto con las Hermanas Dominicas que llevaban las escuelas de niñas. Es decir, todos los colegios dependientes de la Hullera Española.

En los días siguientes se hicieron los traslados generales de las Comunidades y en septiembre se abrió una nueva matrícula de alumnos dado que los colegios habían pasado a depender de la Mutua Cultural Mierense. Esas operaciones retrasaron la apertura del nuevo curso, que no se comenzó hasta Octubre417.

La estructuración y puesta en marcha de la Mutua escolar y cultural mierense se concluyó en julio de 1933, fecha con la que aparecen firmados sus estatutos418. La forma en que están redactados, hace pensar inmediatamente que en su elaboración estuvo muy presente el tercer párrafo del artículo 30 de la Ley de Confesiones y Congregaciones religiosas publicada en la Gaceta del 3-VI-1933. Muy probablemente con ella a la vista se elaboraron los estatutos de la Mutua.


El párrafo tercero del artículo 30 decía: "La inspección del Estado cuidará de que las órdenes y congregaciones religiosas no puedan crear o sostener colegios de enseñanza privada ni directamente ni valiéndose de personas seglares interpuestas".


Es precisamente ese ni personas seglares interpuestas lo que probablemente hizo que se procurase afinar al máximo. Por otra parte, los colegios no pertenecían ni jurídicamente, ni de hecho a los Hermanos. Eran de la Hullera Española.
Quizá se constituyó la Mutua a la vista de lo que había sucedido durante el verano, como un instrumento jurídico firme para defender la enseñanza católica en esos colegios. Era posible que la Hullera no pudiera defenderlos, dado que ya lo había hecho durante el verano y había quedado manifiestamente claro que los profesores que daban clase en ellos eran religiosos.





En los colegios que dependían de otras empresas no fue necesario crear Mutuas. Las empresas eran las propietarias de los colegios y eran ellas las que contrataban a los nuevos profesores que venían a sustituir a los Hermanos. Los colegios del valle del Aller siguieron dependiendo de hecho de la Sociedad Hullera Española.

En el primer artículo quedaba declarada la finalidad de la Mutua: "tener capacidad de promocionar colegios con el tipo de enseñanza que ellos eligiesen". Significaba de alguna forma la posibilidad de desligarse de las imposiciones del Estado en esa materia.

En el tercer artículo, se especificaba otro tema importante: "la Mutua podía designar los profesores que estimase oportunos". Se salvaba así la eventualidad de que el Estado pretendiese imponerlos.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder, que parecío con la actualidá to lo se cuenta de la historia de los frailes.
¿Imaginaivoslos teniendo que dar clase de Ciudadanía?

Anónimo dijo...

Se puede saber de dónde se saca esta información. O si sigue siendo imaginación calenturienta con vestido de informe serio. No me creo nada.

Pérez Galdós dijo...

Eso mismo decían de mis Episodios Nacionales. ¡No te jode!

Anónimo dijo...

Pipiolo. Pa lo que te sirvió tantu esfuerzu. Pa que apareciera un Garci cualquiera a escojonalo tó. Boborolo, que dirí el otru