TRILOGÍA,...DE CUATRO

martes, 17 de febrero de 2009


Es justo reconocer el que la capacidad creadora de nuestro escritor local no conoce límites. Está próxima a aparecer por los escaparates la nueva entrega editorial que completará y pondrá fin a la llamada Trilogía para el Energúmeno que, curiosamente, partiendo de Caborana, no consta de tres libros, sino de cuatro: La Olimpiada de Caborana, Pace, Rilvary One y Rivalry Two.

Se trata en realidad de un único trabajo de ensayo, aunque plasmado en dos libros, cuya lectura puede abordarse de forma independiente, de tal manera que si no se consigue la parte One, se puede empezar tranquilamente por la Two. Facilidades del autor tanto para el lector como para el distribuidor.

Es un estudio valiente, atrevido, profundo, minucioso, detallado, documentado y universal de todos los pormenores y pormayores de la ancestral rivalidad entre ellos y nosotros, situando la acción hacia los años 60, a través de las puntuales explicaciones que un lugareño anónimo, se entiende que próximo al autor, da a un paisanín que le interroga acerca de las diversas cuestiones relacionadas con la rivalidad: trabajo, fútbol, peonza, cortejos, peleas, abrazos, señalización, guá, perras, escombreras, poder,…

Cuando una cosa se hace bien, aunque no interese su contenido, acaba entusiasmando. Eso es lo que acontece con cuanto relata nuestro vecino.

Os intercalo, en exclusiva y como ejemplo, unas líneas del primero de los libros.

Como en anteriores publicaciones, Chemari desde la Librería Ojanguren atiende, bajo pedido personal y como contraprestación contractual con la editorial, todas vuestras demandas.






(…) A los de Moreda les llamamos, unas veces Afamiaos, porque la canción tradicional lo indicaba: “En Morea ta la fame”, y otras, Tropezones, porque otra transmisión consuetudinaria lo recogía: “Caborana tente firme, que Moreda ya cayó”. Saliéndonos de los contenidos heredados, también son identificados como los Comemuertos, por ubicarse y vanagloriarse por todo el Concejo de que en sus dominios se asienta el único cementerio compartido.

Conviene decir que Moreda es mas importante que Caborana en casi todos los aspectos analizables. Allí tienen el domicilio todos los peces gordos, las Institucionales locales y las de la Empresa. También sus Oficinas, Bancos, Casa Parroquial, Archidiócesis, Retención Municipal, Jefe de la GC…están allí. Y para envidia de nuestros guajes, los pocos circos capitalinos que se acercan por la zona, en sus aledaños levantan las carpas de colores e instalan sus jaulas de animales exóticos. Allí, y esto es de lo que mas encabrona, paisanín, como tienen en su feudo la estación del ferrocarril, llegan también primero las mas perfumadas y engalanadas putas que vienen a ejercer su remunerado oficio desde el promontorio de Cimadevilla. Aunque, para alegría de nuestras mujeres, muchas veces es dificultoso establecer a ciencia cierta si una mujer es de Moreda o de las putas, ya que ambas compiten en colorido traperío y embadurne facial. Y para regocijo de nuestros paisanos, el pan se fabrica en la panadería del Economato de la Hullera en Caborana y sabiamente allí se dosificaba el bromuro de las piezas que eran enviadas a Moreda, de donde deriva la fama de potentes que tenemos los de aquí y la flojedad reconocida, entre las mujeres de Moreda, de sus paisanos. Este es nuestro mas orondo engreimiento. ¡Que se jodan!, ya que muchas veces, si quieren hacerlo, han de recurrir necesariamente a nuestros servicios.

Y si la gente quiere pasarlo bien, durante los días de fiesta que marca el calendario, deben acudir a nuestras instalaciones hosteleras, porque en la pista de La Pevidal, de nuestro Colás, hay los mejores bailongos de toda la comarca. Y no porque lo digamos nosotros, caramba, sino que lo acreditan los hechos singulares de sus noches de fin de año, aniversarios, fiestas locales, días de la patria,.. suponiendo el conjunto otro motivo que añadir a las rencillas entre ambos territorios.

Pero hay mas, paisanín, ya que los ímpetus competitivos entre ambos poblados han llegado hasta las cuestiones tan personales e íntimas como pueden ser los asuntos amorosos. Y ahí la animadversión bordea casi el homicidio. Es que las contiendas que se arman, tanto en Moreda como en Caborana, a causa de las flechas envenenadas que lanza aleatoriamente Cupido, son el pan de cada día. Cuando por allí sorprenden a uno de nuestros Romeos cortejando a alguna Julieta moredina, es golpeado sin misericordia y correteado a pedradas vía abajo, descendiendo a velocidad similar a la que llega alcanzar un decidido espermatozoide en pos del óvulo a fecundar. En desquite, y como desagravio a tales ofensas, cuando en nuestro entorno cazamos in fragantti a uno de sus donceles tratando de enamorar a una ninfa caboranina, el pobre desdichado no corre mejor suerte, ya que la carrera han de hacerla a la misma velocidad y con la dificultad añadida de sprintar contra pendiente. Y todo eso, lejos de amilanar los ímpetus y la fogosidad de los enamorados, les acicatea la libido hasta el suicidio. Tanto es así que nuestros individuos mas coléricos se pasan la vida compitiendo para ver quién conoce y conquista mas muchachas cuando van de visita a Moreda. En esto el que se lleva la batuta es Ché el Maravilles. Dicen y comentan las mujeres que Ché es una especie de Casanovas, que sabe hablarles al paladar y que sería capaz de enamorar a una escoba si ésta, perfumada y con faldas, la asomaran a cualquier puerta. Eso entre los mas jóvenes, porque entre los galanes mas maduritos el que se lleva la palma es el famoso Tunecí, un tio mas bien feo y no bien hecho pero que, además de ser árbitro de futbol, lo que le otorga el correspondiente plus mórbido, tiene la fama de ser el mejor dotado entre nuestros machos solteros. Una especie de toro de lidia, que además ostenta el record inalcanzable para cualquier cristiano común de haber hecho parir a cinco hembras moredinas – dos solteras y tres casadas – a la vuelta de un solo año. Sí, lo repito, en una sola anualidad (…)





Gracies, H.R.Letelier


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto. Yo, de Caborana, me casé en Moreda a consecuencia de la pérdida de consciencia tras una paliza y ser atendido por la mano experta de una enfermera de la Cruz Roja, que hoy es mi mujer, y de la que quedé prendido tras el decorcentante despertar.

Anónimo dijo...

Yo creo que el "toro de lidia" de Moreda en esos asuntos es peluquero y no "futbolero".

Anónimo dijo...

Pero,¿en qué quedamos?, ¿esi nun yera un poco asina?. Al granu y en moderno:¿Nun ye gay?

Anónimo dijo...

Gay, yera de La Curva, no de Moreda.

El gallu dijo...

Hola exiliau.Hacía mucho que no me reía tanto.Entre que ahora escribes fino poniendo "Caramba"y los folladores Ché y Tucenín y sobretodo lo de "Caborana tente firme que Moreda ya cayó"no hay quien pueda contigo.Esta guerra hay que ganarla.Hay que ir a por ellos.Hay que dejar claro que Caborana es la cuna del Renacimiento.Ánimo.