QUÉ OSTIES REGALAMOS

domingo, 30 de diciembre de 2007





Tamos nunes feches que nos les presenten como afayaices pa regalar y, de pasu, yel momentu que tenemos pa demostrar nuestra habilidá p´escoyer acertámente la cosa con la que osequiar. Y requier conocer perfeutamente al otru, plantease´l sinificau quel regalu pué tener pa él y, en fin, ser un tantu clarividente p´anticipar la respuesta que va tener l´agasajau.

La cosa ye com
plicá y fuelo ya desde l´antigüedá. Paez facil, sí, pero requier conocimientos de xicoloxía, pa poder evaluar les característiques emocionales, de pensamientu y de les pautes de conducta de la persona que recibe´l regalu; de socioloxía, pa comprender el sinificau que la cosa tién pa la su cultura; d´ética, p´atisvar hasta qué puntu lo que se entrega compromete al otru; de clarividencia, pa poder anteponese na mente propia la reación que tendrá el agasajau.




  • - Joder, pero si a caballu regalau, nun sei miren los dientes
  • - Pues hailos quei llevanten el rabu y miren hasta lo que tién debaxo
  • - Coime Norino, ye pa verificar la cuadratura´l círculu
  • - ¿ El qué,... y de qué?, Pachín del alma
  • - Ostia, culu reondu, cagallón cuadreu
  • - ¡¡¡¡Aaaahhhh!!!!





Hay cantidá d´exemplos de regalos fayíos. Y de los otros. Desafortunaos y gratos. Tos tienen, al final, daqué matiz propiu.

Imaxinaivos la cara que pondría William Gladstone, Primer Ministru del Reinu Uníu nel 1868, cuando, llevándoi a la suo hermana Helen, que taba recluía nun conventu, un montón de llibros de regalu pa conseguir con su llectura recuperala pa la sociedá, encontrólos tos nel retrete, con señes que nun dexavén duda alguna acerca del usu que la rapaza yos había dao, en vez d´usar la mano com
o tou mortal.

Fue relevante el focicu d´asombru quei quedó al Gran Tamerlán turcu cuando habiendo derrotao nuna batalla a un príncipe enemigu y teniendo que regalai esti a cambiu 9 coses, fue presentándoiles una a una, 1, 2, 3,…8. ¿Y la nueve?. Soy yo, que m´entrego como esclavu..¿ Y ahora, qué fago yo con nesti pipiolo?


Ye sabío que a una japonesina nuni pués regalar media docena roses porque´l númeru 6 tién nel Japón sinificau de muerte. Y si la moza fuera china y,…lo acepta, ta obligá, a cambiu, facer una retribu
ción en especie.

Un padre d´un amigu míu, presu políticu recluíu nun campu concentración tras la contienda incivil, cuando fueron a velu, solo quería quei leyeran algo de poesía. ¿Ú el llibru de versos?. La suo mujer agarró la fueya d´identificación que llevaba enriba y trasformola máxicamente:

El presente permiso
emitido por la autoridad,
no es ningún decomiso
ni una vanalidad

Permite a un tal Benjamín
salir a dar un paseo,
por el cercano jardín,
acompañado por Teo

Tiene firma y fecha,
remarcada rúbrica,
que autentifican la fueya
y la convierten en pública

Acabo señalando que los regalos tienen que llegar a ser un conciertu de vanidaes ( afinau entre el que da y el que toma ) y una simboloxía común de deuda por parte y parte.


Dos coses pa rematalo a mou conseyu:


  • - Ante cualquier duda, un regalu máxicu, los llibros, que van provocar nel otru la voz, los xestos y la mirá del que lo regaló en ca secuencia del relatu.

  • - Si persistiera´l interrogante, ¿gustarai?, ponei na primera fueya del llibru la dedicatoria que espeto yo:

“ Sé lo que te dí, …nun sé lo que recibes “




3 comentarios:

Buciello dijo...

Cagonlaputa!, nun entiendo na

Anónimos, Canguro,¡ echaíme un cable !

cangurin dijo...

Mi güelu ta dando brincos per Benidorm.

OCON dijo...

Buciello:

NO se trata de entender, se trata de regalar. REGALAR