A D U C ÍO S

domingo, 10 de agosto de 2008


Faénlo hasta los americanos, que son la ostia de suyos. Y hasta lo qu´ellos llamen grandes secretos d´estau, pasau un tiempu ¿prudencial?, danyos publicidá, pa que costatemos la cantidá de mentires oficiales que nos habíen espetao. Ye así. Dale que te pego: ellos contentos y nosotros nun escarmentamos. Una y otravez.

Pienso que ye la hora de contar la verdá de la historia que ta tras el siguiente cartel:





Y ye que en Caborana somos de lo que nun queda. A na que se nos mente un fechu estraordinariu suficientemente adorneu, nun mos preguntamos los por qués que lu xustifiquen. Recordai que esti cartel rememora la primera y única vez qu´un equipu fubol d´un pueblu, el Bala Roxa de Caborana, llegó a xugar como invitau nun torneu internacional en Follaringrado, Rusia Posrevolucionaria, lo que los fizo viaxar y faltar del pueblu unes dos semanes. Y nadie se preguntó na. Joder, lo mas sencillo, inicialmente, paez elemental el interrogase si aquellos que fueron hasta Rusia yeren fubolistas, po lo menos. Pues, digovoslo de golpe, munchos dellos nunca i habíen dau una patá en su vía a un pelotu. Sinembargu, entraron na historia local como héroes , na mas llegar d´aquella ciudá rusa.

Pues, vecinos, la verdá fue otra. Y como ya tan tos muertos, los coequipieres del Bala Roxa y les sus muyeres, voy a esplicitalo, nun intentu d´aportar a la ciencia otru fechu históricu del nuestru pueblu.


To surge cuandu llegó al Musel de Xixón un barcu, el Eroscity, a mi dixéronme que desde Camagüey, Cuba, cargueu de rapazones negrones y mulatones, con unos culos y unes tetes de ladedios, con un facil “mi vida” nos llabiones y, sobretó, dispuestes a prestar servicios sesuales variaos, nel incomparable vaivén de la meceora natural de los sus múltiples camarotes.
Pallá furtiaron 14 paisanos de Caborana dispuestos a dexar´l pabellón mui altu. Y como se topaben bien, fueron pasando de rapaza en rapaza, de catre en catre, sin notar el pasu del tiempu, hasta que, cuando ya llevaben unos díes fueracasa, surge la necesaria conversación entrellos:

  • - Joder, vamos tener que volver pa casa,…y anantenes vamos tener que buscar una disculpa
  • - Qué disculpa. Nun empecemos, la culpa nun ye nuestra, ye destes hembrones
  • - Pero, algu habrá que deciyos a les nuestres. O, qué ye, nun t´acuerdes que tienes una en Caborana,..
  • - Ya, ye verdá
  • - Decímoyos que fuimos presa del esperimentu filadelfia
  • - Déxate d´esperimentos. Tamos aquí, nun pa experimentar, sinón pa calcala
  • - Fue un esperimentu qu´esistió
  • - Y estes muyerones que son, ¿de fición?, nuntejode
  • - Dexa a Monchín que ta enceleu y explícanos lo del esperimentu esi
  • - Los americanos pensaben, acertamente, que si convertíen a la maquinaria de la guerra en invisible, seríen invencibles
  • - Cómu ye,…que diben a salir a pelear por la noche, onde tuviera to a oscures y sin prender los faros de los tanques?
  • - Ostia, ye verdá, Lin, nun s´estrellaríen y los venceores de la contienda seríen los otros, pregunto
  • - No, invisibles de verdá
  • - Anda, vetepallá con eses pijaes
  • - Fue cierto. Y pusieron el inventu en marcha nun barcu y, cagonmimantu, desapaició y apaició istantáneamente notru sitiu, a kilómetros d´onde taba.
  • - Mirai, yo d´aquí nun me muevo ni con experimentos hasta que nun haya probao tou el percal
  • - Trátase de buscar una escusa. Contamos que nos pasó lo del esperimentu Filadelfia, peru a l´inversa
  • - Nunmejodas,…. nunmejodas...po lo que veo, tantu joder, alloquez
  • - Tábamos de lo mas agusto en Caborana y por arte de la ciencia, a mou birlibirloque, apaicimos nesti barcu
  • - Eso nun lo va creer nidios
  • - Amas, quien cres que oyó en Caborana falar de Filadelfia, ni d´esperimentos raros y esotéricos.
  • - Joder, podemos recurrir a la prensa. Ye cierto, pasó conún barcu americanu.
  • - Bla, bla, bla,....

Nun hubo forma de convencer a los pistoleros de Caborana que siguieron unos díes mas na primera llínia de batalla, hasta que se yos ocurrió lo del partíu en Rusia, de lo que ya vos contaré los detalles, ficieron el Cartel y presentáronse en Caborana siendo recibíos, como se merecíen, como los Héroes de Follaringrado, en olor de multitues. Y coló. Y el poster figuró un tiempu nel local del Clú, lluego anduvu d´un sitiu pa otru, hasta que llegó a la paré del mió salón onde lu tengo como homenaxe al fubolista del mió pueblu que, nun dando nunca una mala patá , ganó por goleá al equipu femenín de Camagüey.

Entre nosotros, preguntareisvos, como yo, pero,…aquellos paisanos, ¿onde coxones habrán dexao la herencia?



6 comentarios:

Buciello dijo...

Onde dices que ta la lista de voluntarios pal Experimentu Camagüey.

Apuntaime

Sinda dijo...

Ya está bien de machismo encubierto. Por qué no cambias un poco el protagonismo hacia el género femenino y dejas de usar siempre ese lenguaje ofensivo

brujaroja dijo...

A mí, que no soy precisamente sospechosa, no me ofende para nada el lenguaje que usas. Las cosas son como son y se cuentan como se cuentan y no pasa nada. La discusión sobre los límites morales del arte (y contar no deja de serlo) es aburrida y bastante estéril...
Así que a mí me molan tus historias, tu lenguaje y la imaginación que tienes, que convierte a Caborana en un Macondo con madreñes.

Anónimo dijo...

Buciello,

La lista tiénla Villalta

Otru Anónimu dijo...

La lista, la tonta, la.... Claro, como tuvo tantes

Anónimo dijo...

Joder, tirais a dar