Y,....MANDÁMOSLOS PARAR

sábado, 2 de agosto de 2008



Vese, po los Comentarios, que, como nel buen toreu, hai división d´opiniones en relación con los carteles que fai un montón de años circularon por Caborana. Como tamos en tiempos veraniegos y ye mas facil ver un cartel, traer al porretu cuando lu víó ca ún , el sitiu onde taba pegueu, lo que entendiose en aquel momentu de lo que se quería explicar, etc, que leer, por exemplu, un capítulo de la historia de los frailes, que, tranquis, volverase a ella cuando entremos nel otoñu, ye esa la causa po la que continuamos con les entregues publicitaries.



-0-0-0-0-0-0-




Les idees xeniales de los políticos de turnu nun apaicieron ahora con la llegá de la Mallá a la política. Quiá. Nos años 50 ocurrióseyos comunicar La Pinga con la Carretera mediante el sistema motriz mas modernu que se utizaba nel momentu por tou el mundu.

Y así, pensose en poner un tren cremallera, con la estación de partía por llau la güerta del Garatu , idea abandoná porque el tunel proyecteu interfería la capa Lamaría, y ostiés, el carbón yera lo primero y la SHE exerció tou su poder pa dar al tras
te co nel sistema colectivu de subía-baxá.

Mas tarde dixeron, pues, ná, entós ponemos un funicular. Pero tampocu fue posible porque, según recoyeron en sus informes de una llínea los técnicos municipales - Teya y CIA - , nun funcionaben con los trazaos de víes en curva, aparte d´otres lindeces de cruces de vagones, guardauyes, pendientes de los planos, ...


El tendíu de cables aereos que partíen serpenteando desde el Primeru, por riba les víes , les cases, les oficines,..de los que colgaben unes cabines bipersonales, aparcose finalmente por el boicoteu tantu de Bedón y como del Letri.

Al final, simplificaron tou el proyectu dexandu na parte riba de la Pinga unes especies de alones de caña y lona, como les que diseñó el Leonardo y que se conserven en Vinci, que había qu´atales a los brazos estendíos, pa que po lo menos, como había que subir a pinrel, el que quisiera baxar rápidu que se zotara en caía libre y si
n motor. Hubo dos accidentes graves, estropeáronse los artilugios y, lo mas importante, tou el conxuntu fizo que surgiera un movimientu popular de, enteraivos, tamos hasta los cataplines, dexainos como tamos, con un gritu de súplica y solidaridá:

"Cojones, salvai a La Pinga".

Y esti fue el cartel conmemorativu, que algunu, los mas leíos, recordareis que lu copiaron los de la resistencia francesa, sin pagar derechos d´autor, quitando el nome de La Pinga y poniendo La France, que como empezaben les dos por La, resultoyos sencilluco a los gabachos.








5 comentarios:

BrujaRoja dijo...

Todavía me estoy riendo... Madre mía...

BrujaRoja dijo...

... Y por cierto, lo de la novela de Giioconda Belli ya me lo temía yo. Tiene algunos poemas bonitos (sólo bonitos) y La mujer habitada se deja leer (en parte). Pero no sé qué diablos pasa con algunas novelistas latinoamericanas, que es escribir una segunda novela, y a tomar por saco... Todavía me acuerdo de aquel espanto, cuyo título no recuerdo ¿La Ley del amor? que siguió a "Como agua para chocolate".
Gracias por la no recomendación. Cuando la vea en la Biblioteca, ya tomaré las precauciones adecuadas...

Buciello dijo...

Yo creo que fue por entonces cuando colocaron un cadena, como la que había en La Viñona, pero, en vez de pa vagones,pa enganchar la bici según llegabes a onde casa Cadenas, y, pumba, cuesta p´arriba, sin facer esfuerzu algún. Luego, como nun había bicis, acabó vendiéndose tou el artilugio como chatarra. To muy propio de Caborana.

En qué taria yo pensando en aquella época que nun recuerdo cartel algún? Esti, por supuestu, tampoco.

Ya se que nun te gusta dar nombres, pero quién, ónde, ...se facíen

Anónimo dijo...

Qué pueblu mas llenu de contradiciones.
Por un lau, la fame, ya que estábamos en tiempos del racionamientu. Por otru, los de la Pinga, que estaben fartos.

¡Que dificil fue siempre el repartir!.

Otru Anónimu dijo...

Yo con les perres que saqué del estraperlu de les pieces metáliques de la cadena que subía a La Pinga fuí por primera vez a putes a Mieres.